Enrique Krauze: Proyecciones discursivas del Mesías Liberal

unnamed

Enrique Krauze. Foto: El Diario de Yucatán

Jaime Magdaleno

 

Fiel a la tradición de la intelectualidad mexicana de publicar libros en el contexto de una elección presidencial, Enrique Krauze entrega en 2018 El pueblo soy yo, un conjunto de ensayos donde diserta sobre demagogia, populismo y fascismo, tanto en América Latina como en los Estados Unidos. A propósito de esa publicación, en el número 776 del suplemento cultural Laberinto, del diario Milenio, José Luis Martínez S. lo entrevista y da hilo, coba u ocasión para que Krauze hable y se extienda sobre una de sus obsesiones de los últimos tiempos: Andrés Manuel López Obrador, a quien en 2006 adjudicó el epíteto de Mesías Tropical, y en quien encuentra ahora una «santa ira […] riesgosa para el funcionamiento de una democracia liberal». En el encabezado de la entrevista, se lee una contradicción. Enrique Krauze quien, según sus palabras, escribe El pueblo soy yo «para que el ciudadano norme su criterio», no obstante «reitera su vocación democrática» y «alerta contra los peligros de la demagogia». Es decir, el encabezado de la entrevista da cuenta de la pretensión de Krauze de normar criterios o dictar normas de conducta para «antes, durante y después de las elecciones» de 2018, pero también muestra su preocupación por la libertad de juicio y de crítica en los ciudadanos. De tal forma, el encabezado nos lleva a reflexionar si, al advertir sobre la demagogia y el populismo, Krauze mismo no nos da qué pensar sobre su propia demagogia y populismo, que intenta normar el criterio de los ciudadanos «antes, durante y después de las elecciones», pese a la «vocación democrática» que afirma tener. Si esto último es cierto, Krauze practicaría el curioso arte de proyectar sobre otros las propias intenciones, adjetivándolas con frases y palabras extraídas del fervor religioso al que pretende ridiculizar, sin darse cuenta de que su «crítica» se parece mucho a aquello que adjetiva. Tal es la tesis que se propone sondear este breve texto, tomando como referencia la entrevista realizada por José Luis Martínez S.

En la entrevista, Martínez S., desde su primera pregunta, suelta el «tigre» AMLO a la bestia de caza de Krauze: «En uno de los textos de El pueblo soy yo, usted escribe: “AMLO no es un populista más, es un populista nimbado de santa ira”», y Krauze se lanza a la caza del tigre, aunque antes le parece importante mostrar la pertinencia de su armamento-argumento: «Cada palabra (del ensayo “México, en la antesala del populismo”) está justificada». Como puede apreciarse, antes de tirar a matar, Krauze, fiel creyente de la religión del libre pensamiento, reza el salmo de la justificación epistémica para afirmar la imparcialidad de su ataque, así como la objetividad de su crítica meditada sobre su obsesión-objeto de estudio: AMLO. Más adelante, afirma: «En López Obrador percibo siempre un aliento religioso. Pienso que López Obrador reencarna una figura redentora, como lo fueron Evita Perón o el Che Guevara en su momento». Es extraño que alguien que intenta ser el guía cívico de la sociedad para «antes, durante y después de las elecciones» califique de «figura redentora» a otro, pues desde mi lectura, Enrique Krauze se identifica a sí mismo como «figura redentora», sólo que de los «peligros del populismo». En ese sentido, me parece claro que, en su discurso, Krauze proyecte su propia misión como Profeta del Libre Pensamiento, adjudicándole a otros las actitudes mesiánicas que él mismo pretende encarnar como Ángel Guardián de la Crítica o Mesías Liberal.

Practicando la fundamentación argumentativa o justificación epistémica de las «palabras» que solicita Krauze, justifico los epítetos Ángel Guardián de la Crítica, Profeta del Libre Pensamiento y Mesías Liberal, con la anécdota que el mismo Krauze refiere sobre Robert Silvers, editor de la revista New York Review of Books:

Lo que te puedo decir es que Octavio Paz dijo que si la izquierda mexicana y latinoamericana no enfrenta el inmenso fracaso de la revolución cubana y no sabe ver con objetividad lo que era Cuba antes de [Fidel] Castro y en lo que se volvió Cuba durante su régimen, dejando a un lado toda la mitología, viendo claramente cómo era la educación, la salud antes de la revolución, si no sabe ver además que por más que habiendo sido detestable [Fulgencio] Batista y justificada su deposición, no saber ver que Castro acumuló un poder que sigue post mortem, esa izquierda nunca será democrática. Guiado por ese mensaje escribí ese ensayo («Cuba: la profecía y la realidad»), que me pidió el célebre editor de la revista New York Review of Books, Robert Silvers, quien murió hace poco (el 20 de marzo de 2017), que había sido un entusiasta partidario de la revolución cubana, como tantos otros, pero que se fue desencantando poco a poco. En sus últimos años, Silvers hizo un balance y coincidió con Paz en que aunque Estados Unidos tenía una gran responsabilidad en la tragedia cubana, de esa utopía fallida la mayor era de los hermanos [Fidel y Raúl] Castro. En las conversaciones que tuvimos un día me encargó ese texto, como un acto de coherencia moral, de decir: «Voy a darle cabida a un crítico, porque pienso que tiene razón». [Las negritas y las cursivas son mías].

En la cita anterior, vislumbramos la proyección mesiánica-profética de Krauze, quien en Octavio Paz tiene un Dios Padre que le habla («Octavio Paz dijo») y en cuyo verbo fundamenta palabra y acción («Guiado por ese mensaje escribí»), creando textos que son repeticiones o actualizaciones del dogma paciano disfrazado en razones («porque pienso que tiene razón»). Lo curioso es que Krauze adjudica su propia actitud mesiánica-profética a los adversarios, de ahí que el ensayo del que habla, «Cuba, la profecía y la realidad», lleve como título la referencia religiosa. Por lo anterior, considero que en el discurso de Krauze subyace un estrato religioso por medio del cual pretende describir y criticar los actos de los otros, aunque ese mismo estrato guía su acción y su palabra. Por lo mismo, pienso que no es exagerado llamar a Enrique Krauze Ángel Guardián de la Crítica, Profeta del Libre Pensamiento o Mesías Liberal.

Por último, me parece que las proyecciones discursivas de Krauze deberían ser objeto de un análisis meditado, profundo. Al llamar la atención sobre los peligros que entrañan tanto el «populismo» como la «demagogia» y el «fascismo», es probable que debamos reparar en la evidente autorreferencialidad de los discursos cargados de «santa ira» de este Profeta del Libre Pensamiento llamado Enrique Krauze.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

1 comentario

  1. Mónica Puyhol

     /  12 julio, 2018

    Este es uno de los apellidos de la derecha mexicana. Para este hombre todo lo que huela a cambio es detestable. A mí su filosofía me provoca, de menos, urticaria.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: