Vuelta de paseo

dibujoeduardo64

Dibujo de Eduardo B. Rosado

 

 

Juan Antonio Rosado Zacarías

 

I

Sin pestañear en medio de la corriente de aire, observó el muro que rodeaba la azotea y se apresuró hacia él con los puños cerrados y el ceño fruncido. Subió con tranquilidad. Apenas un zapato cabía sobre el ancho del muro, en el borde del edificio, en el filo de cemento donde el inicio de lo que en otras circunstancias le habría producido un vértigo feroz fue domado por sus ánimos. El hombre se dejaba recorrer, bajo el cielo gris, por un regocijo lleno de ingenuidad. Un breve tambaleo lo ubicó sobre su ruta de equilibrista frustrado. Como una mano que se alarga para dejar caer los dados, la azotea parecía difundir, en toda su extensión, el revoltijo abrumador de hoteles, casas, rascacielos, calles, avenidas, personas, vehículos diseminados por una ciudad envuelta en humo, cuyos límites era imposible discernir. «Los hombres se ven tan minúsculos desde aquí, los coches tan insignificantes… Parecen bichos inofensivos. ¿Qué ocurriría si me cayera, si aplastara a alguna anciana o a algún niño? ¿Y si ese niño fuera mi hijo Mario, qué reacción tendría mi mujer? Es divertido pensarlo, sólo pensarlo. Ay, debo concentrarme. Cualquier pinche piedra puede hacerme resbalar y entonces… ¿y entonces? ¿Qué haría Marta sin mí? ¿Qué harían mis hijos? ¿Qué haría Mario, con su soberbia y falta de cariño?».

Caminó con lentitud. Un zapato se acomodaba frente al otro. Lograr el equilibrio con los brazos era retar a la muerte de concreto. Apenas se distinguían los cláxones y el ruido de los autobuses. El hombre escupió a la calle con desprecio y trazó en el semblante una sonrisa furtiva. «Ojalá mi gargajo se haya descalabrado en la calva de algún idiota». Volvió a contemplar sus pies apoyados sobre el azar, la separación entre luz y sombra, la conclusión en el pavimento que revoloteaba como avispa en el interior de su estómago: un leve tambaleo, una distracción y… «caer, no burlarse de la fuerza de gravedad; caer de este edificio, del trabajo, de la familia… Y esa maldita gente, ¿estará hablando de mí? Que se vayan a la chingada…».

—¡Pinche loco! ¡No nos vaya a aplastar!

—Hombre, casi ni se ve desde aquí.

—Mejor quítate, güey.

Esa mezcla de loco y cirquero que irrumpió en la normalidad de una tarde citadina dio unos pasos para adaptarse a su nueva situación sobre la barda de cemento. Se detuvo. El aire agitaba la breve melena y enfriaba el rostro desvelado. Se quitó el saco, lo colocó sobre el muro, planchó con la mano su corbata negra, programó la alarma del reloj y se tendió sobre el borde para dormir. Una pierna colgaba hacia la calle; la otra reposaba sobre el paredón. «Carajo… Tener que bajar después, continuar el trabajo en medio de escritorios, papeles, computadoras… Eso sí que es depresivo». El placer se tornaba más intenso entre más lo invadía la sospecha de que cualquier giro lo haría caer.

Al despertar, apoyó las piernas sobre la azotea. Detuvo la alarma, se puso el saco y bajó con torpeza las escaleras de caracol. Aunque no recordaba su sueño, en el ascensor experimentó un extraño sentimiento de armonía con todo lo que lo rodeaba. Esa noche recordó la hazaña como si se tratara de una vieja historia, o acaso de un sueño de la infancia, cuando su único deber era el placer, la ilusión por expandir durante meses los efímeros momentos de alegría.

 

II

Acostado sobre la cama, boca arriba, con las manos bajo la cabeza y la mirada clavada en el techo, Arturo Tulela dejaba que la modorra matinal tapizara sus párpados. Sus ojos —globos saturados de lagañas resecas— capturaban el techo, que le apresaba la conciencia y entumía sus músculos. Arturo se sintió cerca de lo que alguna vez consideró como perfecto: por fin compartía su espacio con una mujer. «Por fin trabajo en una oficina para vivir con dignidad». Por fin podía ver juguetear a sus hijitos en la sala. «Por fin duermo relajado frente a un televisor». Ahora estaba seguro de que el ciclo trabajo-vacaciones o tensión-recompensa se prolongaría hasta la jubilación. «No hay motivos para sentirme mal. Lo principal es tratar de ser como el resto de la gente. Mario no lo entiende. Sus ambiciones de ser rico y famoso lo van a decepcionar. La vida es dura y él no quiere terminar como yo, de gato en una pinche oficina. Su madre lo ha convertido en un chavo petulante. A sus doce años ya está echado a perder. Yo siempre quise ser héroe en las películas de sexo y violencia. Soñaba con las admiradoras pidiéndome autógrafos y me veía dándoles la mano a los políticos y directores. Mario no entiende que la vida es dura y me reprocha lo que soy. Más que un niño parece un adolescente. Su madre tiene la culpa de todo».

Sin embargo, aunque sabía que tenía lo necesario, Arturo sintió, sin poderlo expresar con claridad, que su vida era sólo una repetición invariable, incompleta, una vuelta en redondo —la expresión círculo vicioso lo deprimía— que se burlaba de sus anhelos y decisiones, de la pasajera felicidad.

dibujoeduardo65

Dibujo de Eduardo B. Rosado

Tan pronto como acomodó las ideas, creyó olvidar todo; quiso levantarse, tomar el Metro como de costumbre, llegar a la oficina, fijar en el semblante la misma sonrisa forzada de siempre, comer, «seguir trabajando hasta la noche, regresar a mi casa, vencer la resistencia de mi esposa, desnudarla y luego dejarme desnudar por ella, acariciar sus nalgas y muslos, jugar con sus senos cotidianos y hundirme en su cotidiana vagina, en busca de un orgasmo cotidiano, todo a la orden del reloj tictac, tictac, tictac…»

Algo impedía el olvido: un hueco… El tiempo se hacía espeso, empalagoso, lento; el olvido de la noche anterior, patente. Le interesaba su estado: ¿cuál era el sentido de lo que había hecho?, ¿cuál el móvil que lo impulsaba a trabajar por una familia? Ninguno, sin dudas: «un hueco. Tal vez Mario pueda lograr lo que yo no logré… Pero quisiera que su desprecio se acabara. Yo nunca fui así con mi padre. Ahora, a mis cuarenta y ocho años, me doy cuenta de que siempre lo admiré y traté de imitarlo en todo. Creo que eso es lo normal, pero no en Mario. No sé lo que ocurrió para que el niño dejara de acercarse a mí como antes».

Arturo volvía a los años de infancia. Observaba la igualdad de gestos, actitudes y convicciones de quienes lo rodeaban. Vio sorpresas agradables, anhelos truncados… «Caray, qué flojera. Quisiera dormir toda la semana… Estoy harto».

En esos instantes Mario, con la mirada brillante y cierta inocencia en la sonrisa que alegraba un poco el triste uniforme escolar, salía de casa con un «hasta pronto» cuya agudeza resonó en los oídos de Tulela. A veces era incómodo para el niño regresar de la escuela por el camino más corto, ya que era necesario pasar frente al edificio donde trabajaba su padre, a quien, no hacía mucho tiempo, había visto —a través de la ventana de un restaurante— besarse con una rubia pintarrajeada, que emitía vulgaridad y mal gusto por los cuatro costados. Desde entonces la imagen de su padre se desplomó.

Mario nunca dijo nada. «¿Para qué alarmar a mi mamá? ¿Para qué decirle que su esposo la traiciona? Ella siempre ha sido celosa; ella misma se lo dice a mi papá: “soy muy celosa”…». Su madre lo despidió con un beso en la mejilla, que el jovencito recibió mientras Arturo seguía en la cama. Recordó cuando le propuso matrimonio a Marta —dispuesta en ese momento a preparar el desayuno de los otros niños—, y un retortijón invadió su estómago al evocar la respuesta: «está bien, ya lo pensé: vamos a casarnos».

Después de tanta indecisión, motivado por chispazos imaginativos, el señor de la casa intuyó con júbilo que el hueco que sentía podía llenarse. Arturo trabajaba mañanas y tardes, cinco días a la semana. Disponía además de tres horas para comer: de una a cuatro de la tarde. Al pensar en esas horas, surgió la solución de su malestar: ese vacío asfixiante, ese hueco —se repetía obsesivamente— podía ser aniquilado en aquel lapso de libertad.

Con inmensa gratitud, apartó las cobijas de la cama y se dio un baño caliente. Ya listo, se despidió de su mujer, quien estaba a punto de dejar a los niños más pequeños en la guardería.

—Se te hizo tarde, ¿verdad? —preguntó Marta.

—Sí. No pude dormir bien.

—¿Llevas boletos del Metro? A estas horas hay mucha cola.

—Sí, sí… ¿Ya le pusiste gasolina al coche?

—Antier llené el tanque.

Ambos se despidieron. Arturo caminó hacia la estación del Metro. Sabía que llegaría al trabajo con una hora de retraso, pero nada era tan importante como su descubrimiento. Durante el trayecto, lo acompañó una sola idea: huir de los escritorios, de las máquinas de escribir, de los informes, de las secretarias feas. Iniciaba una nueva vida. Su próximo alejamiento lo motivaba a ser amable, a ceder el asiento a una anciana —cosa que nunca hacía—, y, sobre todo, a ser tolerante.

¿Qué importaba ahora su fracaso? ¿Qué importaba no haber podido actuar en películas de acción? Sus compañeros de trabajo percibieron la alegría de un empleado que siempre llegaba decaído, triste o en una actitud tan indiferente como la de un gato que ronronea sobre un cojín después de un buen desayuno.

Detrás del escritorio, Arturo aguardó con ansiedad la hora de la comida. Aparentaba trabajar mucho, leer y anotar en papeles membretados, pero lo cierto es que sólo miraba —en su liberación de tres horas— una parte más del ciclo vital. Ese vislumbre no lo apesadumbró: ahora el ciclo estaba cerrado y debía, por ese hecho, sentirse feliz.

 

III

El reloj de la pared dio la una de la tarde. Arturo fue el primer burócrata en levantarse. Fuera del saludo y las palabras indispensables para el trabajo, no entabló nunca relación con sus compañeros. Como de costumbre, se dirigió a su restaurante predilecto. La rubia con quien solía comer para luego llevarla a un hotel cercano y hacerle el amor con frenesí antes de reiniciar sus labores, lo había dejado por otro. «Fue terrible que me lo dijera, pero que se vaya al carajo… Aun así la extraño».

las-dulzuras-del-limbo-1

Portada de José Luis Cuevas

Ordenó lo de costumbre: una crema de frijol con chile chipotle, carne asada a la tampiqueña y un agua de horchata con bastante canela. Al terminar, puso la propina sobre la mesa, pero esta vez, en lugar de distraerse frente a los aparadores o leer las secciones deportiva y policiaca del periódico, se dijo: «me quedan dos horas y media», y volvió al edificio.

Con pasos largos alcanzó el ascensor, oprimió el botón y llegó al último piso. Aún subió por unas escaleras de caracol. Cuando se vio en la azotea, recordó la escandalosa alarma del reloj de cuarzo y decidió confiar en ella.

Se recostó sobre el borde del muro que rodeaba la azotea —el saco como almohada y la punta de la corbata señalando la calle—; giró lentamente el cuerpo, entre espasmos nerviosos. Volteó la cabeza: los coches eran hormigas. Un sentimiento de regocijo y terror brilló en sus facciones. Nunca antes había retado a la muerte. Se puso boca arriba, entornó los ojos, los cerró. Durmió como nunca y soñó en el centímetro que lo separaba de la vida. En eso, sonó la alarma. Una decena de nubes bajo un cielo gris que lo incitaba a regresar al escritorio, apareció ante su vista. Ni a su esposa ni a su hijo les comentó nada.

Los siguientes días fueron repeticiones del mismo cuadro. Como si los hilos invisibles de un titiritero lo movilizaran, Arturo ni siquiera alteraba la cantidad de comida ni la cantidad de propina ni la cantidad de pasos que daba hacia lo más cercano del cielo y de la nada. Sus estancias en la azotea se tornaron en un nuevo círculo que no pretendía abandonar.

Al cabo de una semana, alguien descubrió su manera de dormir: un peatón cuya primera reacción fue de miedo y después de indiferencia. Nada hizo para impedir que Arturo persistiera en su costumbre. No tardó en propagarse la noticia de que un extraño descansaba de ese modo, y a pesar de que casi no se distinguía desde la calle, varios fotógrafos intentaron imprimirlo en una placa.

—¡Caray! ¡Lástima que no hay edificios más altos!

—¡Lástima de nuestros lentes, dirás!

—A mí me robaron el zoom hace un mes.

A veces, llamado por la fuerza de gravedad, uno de los brazos colgaba del borde. La gente se congregaba para contemplarlo y algunos, como pasaban diario, comenzaron a llevar binoculares. El señor Tulela se convirtió en atracción del barrio, y hasta hubo un negocio que rentaba un telescopio para ver al «acróbata», de quien sus compañeros de trabajo no se enteraban, pues comían en la oficina. Cuando sonaba la alarma del reloj, como si pudieran escucharla, los curiosos se alejaban y el negocio cerraba. Poca gente especulaba sobre la vida y el horario del desconocido. No había policías ni chismosos. Cada día se veían niños, señoras y ancianos. Todos se preguntaban por el «acróbata», pero a nadie le importaba esperar a que saliera. Con el tiempo, el hombre del telescopio había reunido un importante capital y aumentó la tarifa.

Un día de marzo, después de casi tres meses de iniciado el «espectáculo», las autoridades acordonaron la zona, cerraron las calles a peatones y coches a pocas cuadras de ahí. Uno de los bancos cercanos había sido asaltado: tres muertos y seis heridos, dos de ellos de gravedad.

El hijo de Arturo tuvo que regresar a casa por la otra ruta, la que no tomaba desde el terrible encuentro con su padre y aquella rubia vulgar y desabrida. Pálido, el niño caminó hasta la avenida que cortaba el pasaje de su escuela y viró a la izquierda. «Ah, me dejaron mucha tarea… Mi papá no va a estar allí; lo sé… Pero si está con esa mujer ahora sí le digo a mi mamá, ahora sí…».

Al dar con la calle del edificio, vio una cola de gente que se turnaba un telescopio. Pasó delante del temido restaurante y sintió alivio al no advertir a su papá. El beso, los labios de su padre unidos a los de una extraña, lo habían hecho pensar en la falsedad de todo. Afortunadamente, esta vez no había nadie. Con seguridad, pensó Mario, su papá se había confesado con el padre Benito, el que lo casara hace ya quince años, o tal vez se había arrepentido.

Mario se formó en la fila hasta que llegó su turno.

—Tu cuota, chavo.

El niño pagó, tomó el telescopio y se lo puso frente al ojo derecho. Vio a un señor tendido sobre el borde del edificio, con una pierna y un brazo colgados. Ese señor, en segundos, se transformó en su propio padre. ¡Su propio padre! Mario quedó estupefacto. Un estremecimiento de incomprensión lo hizo apartar el ojo y volverlo a colocar, para asegurarse de que no era un sueño. Paralizado, hizo una leve exclamación y dejó el aparato. Se echó a correr sin dirección.

En ese mismo instante, dos compañeros de la oficina resolvieron buscar a Tulela. Se habían enterado de su costumbre por un aviso anónimo. Pero poco antes de llamarlo por su nombre y despertarlo cuidadosamente, los tres ya habían muerto.

Muchas historias se contaron sobre el destino del «equilibrista». Algunos insisten en que Tulela precipitó a sus colegas al abismo. Los tres se habrían impactado en el pavimento. Otros aseguran que un helicóptero chocó contra ellos. Sólo dos cadáveres habrían sido identificados. La mayoría piensa que Tulela continúa exhibiéndose en algún edificio lejano.

 

                                                                                   

«Vuelta de paseo» toma su nombre de un poema de Federico García Lorca. La primera versión data de 1986 y sufrió incontables modificaciones. El cuento se publicó finalmente en el suplemento Sábado (sección «El cuento de Sábado»), del periódico Unomásuno, el 26 de mayo de 2001, con ilustraciones de Eduardo B. Rosado. Después apareció en la revista Tropo a la uña (de la Casa del Escritor de Cancún), Año V, núm. 30 (mayo-junio de 2003), como adelanto del libro Las dulzuras del limbo. Posteriormente, fue recogido en Castálida, revista del Instituto Mexiquense de Cultura, núm. 51, primavera de 2014.

las-dulzuras-del-limbo-6

 

Anuncios

Ministerio de amor

DibujoEduardo-01

Jaime Magdaleno

Dibujos de Eduardo B. Rosado Zacarías

LLEVAN HORAS ESPERANDO A SU SANTIDAD, aunque López Dóriga me corrige: dice que el pueblo de México se ha preparado desde hace meses para esta visita del Sumo Pontífice. Desde luego, esto es según se mire: yo, señor López Dóriga, estoy hablando del día de hoy: desde esta mañana en que la cámara del helicóptero de «Noticieros Televisa» no ha dejado de registrar las imágenes de una Ciudad de México que se siente tocada por la Providencia, aunque para los no iniciados, como yo, se mire igual: llena de gente, humo, carros y mierda. El sentimiento de comunión es general; así las cosas, no es extraño mirar al Presidente de la República, a su Señora Esposa y a miembros del gabinete participar del fervor religioso, al tiempo que en las calles la gente vitorea: «¡FRANCISCO, HERMANO, YA ERES MEXICANO!». Sé que mi madre en este momento debe de estar emocionada, siguiendo los acontecimientos vía televisión (¿Televisa o TV Azteca?), pues es una fanática consagrada de los espectáculos papales. Incluso, guarda las misas que el Papa Juan Pablo II ofreció en tierra azteca durante la primavera de 1979. Jamás la vi colocar alguno de los acetatos en el viejo tocadiscos Panasonic, aunque estoy seguro de que posee un álbum doble porque cuando me fui de su casa (acusado de un robo que, juro por la Virgen de Guadalupe, no cometí) y al recoger mis discos, pude ver el LP. En la portada, un Karol Wojtyla joven, fuerte, enérgico, impartía la bendición a una multitud desbordada, en éxtasis, mientras desde un báculo dorado Cristo contemplaba. ¿Nos estará observando ahora?

Según mamá, por supuesto que Él nos ve. Él nos observa porque, recuerda pequeño bastardo, Dios está presente en el cielo, en la tierra y en todas las cosas. De esta manera, ¡ES MEJOR QUE TE DEJES LA VERGA PORQUE, ¿CREES QUE A DIOS LE RESULTARÍA AGRADABLE VER CÓMO TE LA CHAQUETEAS?!

¡Demonios!

Es difícil sobrellevar la lujuria justo el día en que todos se sienten tocados por la Santidad. Ahora mismo, por ejemplo, tenía la intención de jalármela, inspirado en las piernas, las nalgas de las actrices de Televisa, pero ¡oh, sorpresa!, la televisora está concentrada en la próxima llegada del Vicario de Cristo. Y no importa que tome el control remoto y busque en otros canales una nueva veta de satisfacción: en todas partes miro el mismo escenario, escucho los mismos comentarios: «El pueblo de México lleva meses preparándose con alegría, con mucho amor, para esta visita del Sumo Pontífice. El Papa, todos los sabemos, tiene una agenda apretada, mas él pidió venir a México porque quería visitar a la Morenita del Tepeyac» y bla, bla, bla, bla…

Un avión de la aerolínea Alitalia aterriza y el júbilo colectivo se deja sentir. El conductor de televisión dice que ésta es una de las cualidades del Papa, de este Papa: acerca los corazones de los hombres. Suena música de mariachi, baten palmas y yo reflexiono acerca de lo dicho por el locutor; según él, las posibilidades de reconciliación de Francisco son infinitas. De esta manera, a los reunidos en espera de Su Santidad los mueve el amor, la fe, el deseo de paz, de reconciliación: quizá ahora mismo, entonces, la ciudad transpira los mismos sentimientos. Sólo es cuestión de comprobarlo, pero ¿de qué manera?

¿Una llamada telefónica puede servir de termómetro? ¿Tomar el auricular, marcar un número y decir: «Hola mamá, qué tal, cómo estás, cómo va todo? Oye, yo no te robé esos tres mil pesos, y mucho menos para fumar piedra. ¿Sí lo sabes, verdad? ¿Me crees, verdad? ¿Me quieres, verdad?».

¿Es posible que la misericordia de Francisco ablande el corazón de mamá? Supongo que debo intentarlo.

El teléfono es un prodigio. Sólo él podía sacarme de este pasmo, de este aturdimiento, del estado soporífero producido por la santidad de Su Santidad. Aunque, a todo esto, ¿quién chingados es Tere?

Ah, sí, Tere.

Tere es una demostradora de electrodomésticos a la que conocí en el metro, una tarde en que regresaba de escuchar una charla sobre la «Superación del Duelo». Venía cansado, seguramente tenía la misma expresión de hartazgo disimulado que asoma en el rostro del Vicario, pero aun así ella me sonrió. No pude evitar caer en el juego, sobre todo porque recordé que mi amigo Brandon me había comentado que en el metro es muy pero muy fácil enganchar a alguna mujer anhelante de romance. Así que contesté la sonrisa. Nos dirigimos miradas durante el trayecto, y aun cuando en la estación Hidalgo una turba furiosa y maloliente irrumpió en el vagón, logré encontrar un resquicio entre los cuerpos para mantener su mirada sobre la mía. No me hizo alguna seña en especial, pero al dirigir sus pasos hacia las puertas comprendí que estaba a punto de descender. Con dificultad, logré hacerme espacio hacia la salida, no sin antes sentir que el culo abultado de un clon de Edgar Vivar destrozaba mis testículos. Al salir del vagón y todavía en el andén, me acerqué a preguntarle cualquier estupidez. Ella contestó y continuamos platicando hasta que yo, muy propio, la invité a tomar un café. Aceptó y dirigimos nuestros pasos a un OXXO, sólo que ya allí se me antojó una chela. Me tomé una XX Lager y ella bebió un café con crema. La plática giró sobre cualquier eje podrido hasta que llegó la hora de despedirnos, pues se le hacía tarde para llegar al trabajo. Quedamos en vernos. Y hasta ahí llegó nuestro primer encuentro.

La segunda vez que la vi ella habló por teléfono. Fue un domingo en que yo estaba especialmente crudo (creo que todavía ebrio); me dijo que se encontraba a pocas calles de donde le había dicho que yo vivía, y preguntó si era posible vernos. Contesté que sí. A los veinte minutos ya estaba frente a mí.

Fuimos a un parque. Le dije que me gustó mucho recibir su llamada. Ella preguntó por qué. Le respondí que tenía muchas ganas de besar a una mujer.DibujoEduardo-02

—¿Qué esperas?

Le dije que si la iba a besar, tenía que ser en otro sitio.

—¿Y dónde está ese otro sitio?

—A tres calles.

Caminamos. Fuimos hablando de cosas varias que ahora, en el momento en que me pongo una chamarra de mezclilla y el Papa imparte la bendición a la Primera Dama y a su distinguida familia, no recuerdo. Llegamos a mi casa. La hice pasar y, mientras encendía un cigarro sin filtro, ella miró la habitación. Preguntó la razón por la que había tapizado el cuarto con imágenes de mujeres desnudas. Respondí: por dos razones:

—La primera es que yo siempre he querido ser mecánico y he visto que todos los mecánicos llenan las paredes de sus talleres con fotos porno. La segunda es que yo, en el fondo, siempre he sido un maniático sexual.

Sonrió.

La acerqué hasta a mí. Le besé los labios, el cuello. Ella comenzó a jadear, algo que me pareció una exageración —después me confesó que lo hizo pues llevaba varios MESES sin sexo—. Le quité el saco de demostradora, le bajé la blusa escotada y mordí los bordes de sus senos. Ella pidió que no me la cogiera sino que la V I O L A R A. Yo pregunté (estúpidamente):

—¿Qué?

Ella exclamó:

—¡¡¡¡¡VIÓLAME!!!!!

Entonces le quise arrancar la ropa, porque supuse que eso se hacía en una violación, pero me arrepentí, ya que pensé que con su sueldo de demostradora sería muy difícil reponer el uniforme. Así que sólo jalé con fuerza sus prendas y después se las quité con brusquedad. La mordí, la lamí, la estrujé y me la cogí.

Total que ahora que estoy por llegar al metro San Cosme, recuerdo todo esto como preámbulo a nuestro nuevo encuentro. Fue un milagro —no sé si inducido por el Vicario— que ella me llamara justo hoy; hoy día en que desde la mañana el pito me punza, y no pienso desaprovechar la ocasión. No me bañé. No me rasuré ni me puse desodorante, pero creo que eso entre un par de obsesos sexuales es lo de menos.

Ahí está, con sus pezones apuntando hacia el cielo y con una sonrisa dibujada en el rostro.

—Hola, ¿cómo estás, pequeño bastardo? ¿Interrumpí algo?

—No. A decir verdad, estaba ansioso por que llamaras.

—¿Y eso?

—¿Tú qué crees?

Sonríe. Dice que el tráfico de la ciudad está imposible; muchas calles fueron cerradas y la circulación desviada hacia diferentes puntos por la llegada de Francisco. Quiero decir «Qué chinga, ¿no?», pero no puedo pues, contrario de lo que yo esperaba, caminamos por la colonia San Rafael y no rumbo a Santa María la Ribera.

No pongo objeción. Ella dice cosas que no logro comprender, pues estoy pensando en que mi casa cada vez se aleja más y yo quería ir a mi cuarto a coger para darle consuelo a mi pequeño «dick». Sin embargo, finjo que escucho, contesto mecánicamente y aún sonrío con los chistes que Tere refiere con su voz aterciopelada.

Al llegar a la Secundaria 26, ella comenta que le dio mucho gusto que estuviera en casa y, sobre todo, que estuviera disponible: quería divertirse conmigo.

—¿Divertirnos? ¿En dónde?

—¿Tú dónde crees?

Con alguna de las manos gira mi rostro hacia la izquierda: y sí, a un lado de mí, justo a un costado de la Secundaria 26, la marquesina del Hotel Rosas Moreno brilla, resplandece como, supongo, lo hicieron las Tablas en las manos de Moisés, por lo que la sonrisa y el buen ánimo vuelven a mi espíritu.

Saca trescientos pesos de su bolso, los pone sobre mi mano y dice que con eso pague la habitación y los condones. Entramos. Un largo pasillo semioscuro se extiende ante nosotros. Algunas camaristas revuelven las sábanas en el patio; por allá una pareja, totalmente ebria, trata de introducir la llave en la puerta de su habitación. Pido un cuarto y unos condones.

DibujoEduardo-03—¿Quieres una chela? —pregunta, cariñosa, Tere.

—Sí, no me vendría mal —respondo.

—Cómprate un six —dice, poniendo otros cien pesos en mi mano.

Con el six, tres condones y una llave, caminamos hacia la habitación 205. Detrás de nosotros quedan las camaristas, los borrachos y las habitaciones que ventilan un aroma a semen estancado. Encuentro la habitación, introduzco la llave. Abro.

Un cuarto minúsculo, con una cama que pretende ser king size y que aquí en la CDMX lo consigue, pero que en Oslo sería muy difícil que lo lograra, está a nuestra disposición. La tele, sobre una repisa de madera, frente a la cama. El baño, a un costado, ofrece la belleza fría de un mosaico verde pistache. Enciendo la televisión, sintonizo el canal porno y comienzo a desvestirme. Tere también lo hace. Termino antes que ella y aunque espera que la embista ya, me dirijo al baño. Abro la llave de la regadera. Tomo una ducha.

Al salir, ella está desnuda, sobre la cama, esperándome. Abre los brazos, esboza una sonrisa y dice con cariño, tal vez con amor:

—Ven, acércate.

Me parece sobreactuada la escena. Decido no caer en el juego. Llego directamente a sus senos, los muerdo, me mojo un dedo y lo introduzco en su vagina. Jadea. Me pide un beso, pero yo no quiero besarla, sólo meterle la verga, así que sin más le doy al asunto.

Ocupamos los tres condones en una hora. Al cabo, Tere grita:

—¡CHIN, ES TARDÍSIMO! ¡ME VAN A CORRER!

—¿Qué, no habías salido ya de trabajar?

—No. Inventé que debía ir rápido a mi casa pues mi mamá había tenido taquicardia por la llegada del Papa.

—Ja ja ja ja. ¡No mames! ¿Y te creyeron?

—No sé. No creo… Lo que pasa es que quería verte… Pero aun así mi jefe se portó lindo y me dejó salir con la condición de que volviera cuanto antes. Y mira la hora que es.

—Pues no tardes más. ¡APÚRATE!

Se viste en el acto y ajusta su cabellera en un chongo. Me dice que no me preocupe por acompañarla, que ella de todas formas saldrá corriendo y tomará un taxi. Le digo:

—No pensaba acompañarte. Todavía hay un six de cervezas que me debo tomar, ¿ya lo olvidaste?

—Está bien. Quédate. Luego te marco, ¿va? Dame un beso y me voy, cariño.

Ahora sí, la beso.

Hora y media después, termino con las cervezas. He decidido sintonizar el canal dos para seguir el arribo de Francisco. López Dóriga sigue con la cantaleta de la unidad, el amor, el perdón y la misericordia, y eso me lleva a pensar, de nuevo, en mamá. Ebrio, decido tomar el teléfono del buró. Pido una línea exterior a la recepción del hotel. Marco.DibujoEduardo-04

—¿Mamá?

—¿Quién llama?

—Soy yo, tu hijo, el más pequeño.

—¡Ah, eres tú! ¡Pequeño bastardo! ¿Vas a devolverme el dinero que me robaste?

—Ya te dije que yo no fui, mamá. Jamás te robaría, y menos para fumar piedra, como me acusaste.

—¿Y si no fuiste tú, quién fue? ¿El Espíritu Santo? Porque recuerda que aquí sólo vivíamos tú y yo.

—Tal vez fue Norma, la muchacha que te hace el aseo.

—¡No levantes falsos, pequeño bastardo! ¡Te vas a condenar!

—Tú también te vas a condenar si no me perdonas, mamá. El Papa Francisco está hablando de paz, de perdón, de misericordia, y tú no observas eso conmigo, con tu hijo el más pequeño.

—¡Cállate, maldito bastardo! ¡TÚ NO ME VAS A DECIR CÓMO VIVIR MI CRISTIANDAD! Y ¿sabes qué? ¡VETE AL INFIERNO!

Mamá cuelga…

Decido vestirme y salir de la habitación. Cuando López Dóriga pronuncia por enésima vez la palabra amor, apago la tele y azoto la puerta.

DibujoEduardo-05